skip to Main Content
Empresa de Vaciado de pisos en Madrid
Rutinaslimpieza 00

Rutina de limpieza en casa: haz más en menos tiempo

¿Estás harto de dedicar los sábados a hacer toda la limpieza de casa? Sabemos que es agotador y, lo que es peor, no funciona. Tranquilo, tenemos los mejores consejos para limpiar tu casa en menos tiempo y contar con una eficaz rutina de limpieza.

Pareja realizando las rutinas de limpieza de la casa

La fórmula mágica es hacerlo poco a poco. Divide y vencerás, es decir, divide tu casa por zonas y establece rutinas. De esta forma, si le dedicas 15 minutos cada día de la semana, el fin de semana no será necesario hacerlo todo de golpe y podrás dedicar tu tiempo a todo, menos a limpiar.

¿Cómo comenzar con tu rutina de limpieza en casa?

Las siguiente rutina está pensada para limpiar como un profesional con poco esfuerzo, pues son tareas sencillas que no te quitan mucho tiempo y marcarán una diferencia importante.

Comenzando por la mañana

Mujer haciendo la cama en la rutina de limpieza diaria

  • Lo primero cuando te levantes, haz la cama sin excusas. La cama hecha siempre da sensación de orden y limpieza.
  •  Si es necesario, aprovecha para poner una lavadora en ciclo corto. Antes de irte es probable que te dé tiempo de tenderla.
  • Limpia el baño, esto solo te tomará 10 minutos. Al terminar el baño, limpia los cristales y ventila. No dejes que se mantenga empañado o se acumule la humedad.
  • Barre los espacios comunes, esto te tomará otros 10 minutos. El salón, los pasillos y la cocina deben mantenerse libres de polvo. Trata de barrer a diario y verás que cada vez hay menos basura que quitar, así que el tiempo se va a reducir conforme pasen los días.
  • Saca la basura. Todos los días lleva la basura al contenedor en el que pase el servicio de limpieza de tu comunidad.

Una vez que hayas generado una rutina, en 20 minutos tendrás tiempo más que de sobra para hacer esto por la mañana e irte a trabajar dejando tu casa en estado de revista.

Después por la noche

La clave del éxito de esta rutina es no saltarse nunca las tareas por la noche, recoger y limpiar antes de irse a dormir. Es un compromiso que te permitirá arrancar al día siguiente con buen pie.

Rutina de limpiar el polvo de casa

  • Deja la cocina limpia y en orden. Recoge la mesa, pon el lavavajillas, friega todos los utensilios y deja la encimera despejada. Lo agradecerás por la mañana cuando estés preparando el desayuno en una cocina en orden. ¿Conoces los 3 productos de cocina para limpiar que seguro que tienes en casa?
  • Coloca los muebles en 5 minutos. Deja en orden las mesas, sillas o sillones que utilices en el día. Si tienes muebles multifuncionales regrésalos a su lugar.
  • «Sacude» las ventanas. No necesitas limpiarlas en profundidad, basta con que les quites el polvo diario que se acumula.
  • Echa un vistazo general y verifica que no haya nada fuera de su lugar. Vuelve a su sitio todo lo que esté fuera de lugar: tendrás orden de forma sencilla y poco a poco irás colocando todo en cuanto dejes de usarlo.

Calcula unos 30 minutos para las tareas de la noche, que se quedarán en la mitas si no has cocinado y, por lo tanto, no es necesario limpiar la cocina.

Tareas más largas para tus ratos libres

Éstas son las tareas para mantener limpia tu casa con mayor profundidad y puedes dejarlas para cuando tengas días libres o cuando tus actividades te lo permitan.

Mujer limpiando el baño

  • Limpia en profundidad baño, cocina y terraza, jardín o balcón, te puede tomar de 30 a 40 minutos cada una de las estancias, en función de cómo de profunda sea la limpieza.
  • Cambiar cortinas, ropa de cama o textiles de sala. Elimina lo sucio o intercambia entre ellos para darle un nuevo diseño a tu casa y así refrescarla.
  • Pasa el aspirador o barre y friega en profundidad todos los suelos, de 30 a 60 minutos. Es momento de dejar más que limpia tu casa, así que es necesario que retires muebles y lo hagas bien.

Elabora un plan que dure todo el mes

Para repartir el trabajo a lo largo de todo el mes es básico dividir las tareas por estancias. Puedes repartir, la cocina y lavadero, recibidor, salón y comedor, dormitorios y baño y dormitorios de niños y estudio.

Hombre poniendo una lavadora

  • La idea es destinar una semana a cada lugar y, así, en un mes completarás toda la casa. El plan es que cada día dediques solo 15 a 20 minutos a limpiar y ordenar en la zona que te toca. Elige el momento del día que más te convenga.
  • Lo primero es mantener la cocina a raya. Pero como orden y limpieza siempre van de la mano, también necesitas tener los armarios bien organizados. Si no es así, prepara un plan y dedica al menos 10 minutos al día hasta lograrlo. Si necesitas espacio, por ejemplo, para dejar la ropa limpia pendiente de plancha, haz sitio en el armario desechando todo lo que ya no te pones.
  • También mantén limpias mesas auxiliares, consolas y sillas, así como cualquier superficie que atraiga papeles. Para acabar con ellas, dedica cada noche 5 minutos a organizar una. Revisa recibos, guarda revistas y juguetes.
  • Para poder eliminar las montañas de ropa para lavar, para planchar o guardar, cada día que sea necesario debes poner una lavadora dentro de la rutina de la mañana. Y después, tanto si usas secadora como si tiendes la ropa, una vez está seca, haz todos los pasos una sola vez. No acumules ropa pendiente de ser doblada, hazlo lo más rápido que puedas.
  • Limpia los dormitorios, dedícale 5 minutos a diario a cada uno. Al principio no notarás la diferencia, pero cuando pasen unos días volverán a ser los dormitorios estrella.
  • Invierte un ratito del viernes o del fin de semana para repasar las estancias más usadas. No debería llevarte más de una hora barrer y fregar el salón, la cocina y el baño. Aprovecha para cambiar las toallas y las sábanas de las camas, y vaciar papeleras. Después, disfruta de tu casa.

Planifica bien tus necesidades y, si tu agenda está a tope, destina cada día a solo una actividad.

Mujer limpiando el el salón

  • El lunes suele ser el mejor momento para organizar la semana en general, hacer la lista de la compra y repasar la agenda.
  • El martes compra productos frescos.
  • El miércoles es un día perfecto para revisar papeles y facturas.
  • Los recados, si no hay ninguna urgencia, déjalos para el jueves.
  • El viernes puedes bajar un poco el ritmo de cara al fin de semana, que es cuando debes aprovechar para disfrutar de tu merecido descanso.

Si ya has interiorizado tus rutinas nocturna y matutina y mantienes la colada a raya, quizá puedes usar 5 minutos más para mantener todo lo que has conseguido hasta ahora. Pasa un paño por las superficies que ya has limpiado y que se ensucian más. Si algún día no puedes hacerlo todo, no pasa nada, prioriza lo más importante, que son la rutina nocturna y la semanal.

No olvides las tareas mensuales, como limpiar el frigorífico, las que se hacen cada tres meses, como limpiar el congelador, o de forma anual, como las alfombras. Echa mano del calendario y planifica todo: puede parecer excesivo, pero funciona muy bien. Verás como poco a poco comenzarás a disfrutar de una casa limpia y ordenada casi sin esfuerzo.

Back To Top
Abrir chat
1
Hola, ¿podemos ayudarte?.
Si desea escribirnos pulse de nuevo el botón de WhatsApp.